viernes, 9 de noviembre de 2012

Visualización de "La Educación Prohibida"

Si quieres que la educación sea diferente, haz algo diferente!

Cuando a un niño le decimos "Vamos a ver una peli" la reacción es "Qué chévere"; pero en mi clase fue: Y ¿qué tenemos que hacer, qué tenemos que entregar, nos darás un guión de observación, qué tenemos que analizar, hay que hacer un resumen?
Las indicaciones fueron muy simples: Disfrutad de la peli!
Escuela Inka Samana
Comencé contándoles que en la película verían como la educación pública, y para todos, surge de una línea espartana que se propaga desde Prusia hacia el mundo y que la mayoría de la educación actual sigue esos lineamientos iniciales de instrucción, disciplina, control. 

En este sentido, en la "La Educación Prohibida" verían como era factible una educación desde otro paradigma, basado más en la comunicación, en la indagación, como si hubiésemos tomado el camino platoniano.

La Educación Prohibida, les dije, generaría inquietudes en ellos y partiendo de esas inquietudes, dudas, ideas, propuestas, reflexiones.... etc.... quería que ellos hicieran algo, no un análisis de la peli, no un resumen, no un artículo, no lo de siempre. Quería otra cosa, algo, lo que sea, voluntario, sin evaluación, sólo con la pretensión de conseguir transmitir sus emociones, sus ideas, sus pensamientos, con el fin de generar cambios o simplemente la curiosidad de otros, cualquiera, compañeros, padres y madres, amigos, vecinos, alumnos de primero, maestros en servicio.... Sin ejemplos les pedí algo, de lo que fuera para quienes quisieran... 

Las caras de mis alumnos me decían que yo estaba loca... PERO ¿QUÉ QUIERE ESTA? No les di lineamientos de nada... sólo les dije que me daría ilusión ver algún producto de esas reflexiones, dudas, pensamientos, cambios que se hayan producido luego de ver esta película. Que no permanecieran mirando para otro lado... que hicieran, que actuaran YA, pero porque ellos quisieran hacerlo, no para que yo los evaluara, no para que yo estuviera satisfecha, no para que yo los viera como personas responsables e involucradas... NO ... simplemente para que ellos mismos se sintieran felices porque estaban haciendo algo para construir un nuevo paradigma, tal y como lo estaban haciendo todos esos centros que en España y América Latina llevan a cabo un modelo educativo distinto, alternativo.

Esto no queda aquí... esta película traerá cola y veremos como influye en los proyectos que tendrán que desarrollar en esta asignatura, no podemos seguir formando al profesorado en base a una escuela como la actual, hay que generar cambios en los docentes para construir ese nuevo paradigma del que hablamos. Ya os contaré más :-)

Después de ver la película pasó algo curioso... en ella se hace énfasis en la idea de que tenemos que cambiar, tener iniciativa, hablar, proponer, ser creativos, expresar nuestras ideas, etc.... pero cuando acabó la película, todos aplaudieron y ESPERARON entre risillas y cuchicheos. Esperaban a que yo les dijese qué tenían qué hacer, a que yo dirigiese el debate, a que yo encendiese la luz. Yo no hice nada. 

Me encantó. Fue una situación de descubrimiento: de repente pensaron en... 


Anda!! si estoy esperando a que me digan qué hacer!

Adoro mis clases y adoro cuando ellos descubren cosas, aún en la universidad.

No mires para otro lado, no esperes que te den permiso para hacer algo, no esperes para cambiar la educación, no esperes a que te den lineamientos sobre qué debes hacer para ello y cómo lo debes hacer... Actúa.

Ya están actuando... me llegan cartas, twitts, montajes multimedias, carteles... estos son algunos de los primeros productos de esta iniciativa con mi alumnado.

9 comentarios:

  1. Inmaculada Rafallo Bautista9 de noviembre de 2012, 21:46

    LA EDUCACIÓN PROHIBIDA

    Nunca antes sentí tan justificado este impulso por escribir sin que alguien me lo pida. Ahora más que nunca siento una utilidad desmesurada en hacer esto que estoy haciendo simplemente porque la educación se me presenta más libre, fresca, dinámica y práctica que nunca.
    Con esta película he sentido ansias incontroladas de escribir y escribir qué sentido le busco, cuánto de útil me parece y qué recuerdos ha despertado en mi mente, pues desde el minuto uno de la misma, las palabras e imágenes que mis sentidos captaban, estaban llenas de significado y lo que es mucho mejor, de esperanza. Esperanza de que es posible una educación nueva, que escape a los modelos rígidamente diseñados y socialmente aceptados y establecidos, que huya de ellos y que se empiece a cuestionar que la educación prohibida, los modelos actuales, no nos llevan a ningún lado, lo que en palabras de Neill es: “la educación sin libertad, da por resultado una vida que no puede ser vivida plenamente” .

    Siempre escribir me ha servido de desahogo, me ha dado paz, tranquilidad, me ha servido para relfexionar, transmitir sentimientos o realizar cualquier actividad cotidiana que requiera expresarse, pero hoy, en este instante en el que llego a casa y me pongo a relfexionar sobre lo que en clase hemos vivido, mi ánimo por escribir va más allá. Me siento motivada y sé que, esto que hago, sin miedo alguno porque se salga del guión de la asignatura, tiene mucho sentido y bajo ningún concepto, puede ser considerado vanal.

    Esto es la verdadera libertad, esto es lo productivo de la enseñanza, bajo mi juicio. No hago un resumen de la película que hemos visto porque el maestro de turno lo mande, sino que bajo la libertad de la profesora que nos ha mostrado este film, puedo recrearme y refugiada en la creatividad e inspiración que en este momento me inundan, hacer esta simple reflexión que me lleva a interiorizar el aprendizaje extraído de su contenido. Como Paulo Freire afirma, estudiar no es un acto de consumir ideas, sino de crearlas y recrearlas. Eso mismo intento hacer yo. Y es lo que, ami juicio, todo docente debería perseguir para su alumnado.

    En mi historia hay un fiel reflejo de la esencia más profunda que aquí, en esta película se narra. Desde niña, por más que se empeñaran en hacerme callar, y decirle a mis padres lo buena y trabajora, pero a la vez, lo charlatana que era, nunca consiguieron callarme. Por más que me riñeran porque me llevaba las tizas de la clase para pintar las puertas en casa, por más que me riñeran por borrarle a mis compañeras el cuaderno y decirles que se habían equivocado, en un intento por ayudarlas, por más que me dijeran una y otra vez que no apretara tanto el lápiz hasta llegar a romper las hojas, por más que una y otra vez me guiaran por donde estimaron oportuno... aquí estoy; siendo maestra, la profesión que por amor a la educación elegí, siendo, al fin y al cabo, el producto de lo que de pequeña ya apuntaba ser, y en mis conductas expresaba. Y... ¿sabéis por qué? Porque también yo topé en la escuela con una maestra que enseñaba con amor. El amor exige libertad y eso es precisamente lo que elimina las prohibiciones. Eso es lo que nos conduce afortunadamente a practicar una educación provida, esa que al final de la película nos marcaban y que desde aquí, quiero hacer extensible a todos aquellos/as a quienes este documento les caiga en sus manos, pues es posible el cambio siempre que hay esperanza, y yo la tengo.


    Inmaculada Rafallo Bautista.

    7 de noviembre de 2012.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Inma... qué bien que esta película te haya hecho recordar buenas experiencias.
      Me encantaría poder trasladar al resto de alumnado de la Universidad ese espíritu positivo que te embarga ¿Podríamos hacer algo material para difundirlas en la Uni? ... alguna pancarta para la facultad, pendón, postales....

      Eliminar
  2. Hoy la gente se echa a la calle para reivindicar una educaión pública que dé posibilidades a todo el mundo y no solo a las élites sociales. Yo, además, me uno a esas reivindicaciones para pedir que la libertad llegue a nuestras escuelas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para que haya una libertad real de expresión se debe fomentar la propia expresión, porque si el alumnado solamente habla cuando se le da permiso ;-) por mucho que digamos que hay libertad no ejercerán el derecho a voz que tienen, tal y como os pasó a vosotros al terminar la película y tener que esperar a que el profesor os dijese que podíais hablar y os guiase sobre qué podíais decir ;-) Es fuerte esto ¿verdad?

      Eliminar
  3. Inmaculada Rafallo Bautista15 de noviembre de 2012, 12:25

    Ayer se vivió una jornada intensa pero creo que muy fructífera en Huelva. La gente se echó a la calle a pedir explicaciones, o mejor dicho, pedir responsabilidades y descargar su ira ante la situación que atravesamos en este país.
    Lo mejor de todo es que esa ira se descargó sin ofender a nadie, todo transcurrió con normalidad y afortunadamente, la educación reinó entre los manifestantes. Una educación que quieren arrebatarnos y precisamente por eso, allí estábamos.
    Fue una enorme alegría encontrarte entre el tumulto, con tu gorro verde y tu pizarrita en la que pedías una universidad pública para todos, fue una enorme alegría ver como junto a mis compañeros/as universitarios luchábamos una vez más por nuestro derechos y éramos ejemplo de ciudadanía comprometida con la sociedad,a pesar del ya cansado tópico de que "los jóvenes somos todos iguales y no hacemos nada". ¡Pues ahí estuvimos!
    Me quedo con eso y con que al menos por mi parte podré decir, cuando todo esto se solucione, que yo también hice algo por ello.
    A toda persona que lea esto le diré lo que tanto grité ayer: "A ti que estás mirando, también te están robando!
    No dejemos que nos roben más y mucho menos que nos roben nuestra mejor arma que es la EDUCACIÓN.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Estar ahí juntos alumnado, profesorado, personal de administración, padres y madres, compañeros, amigos, vecinos, etc.... ha demostrado que debemos estar unidos y que sí podemos hacerlo, para reivindicar derechos y exigir cambios. En Huelva ha sido la manifestación más multitudinaria de las últimas que se han hecho, pero aún nos queda gente que movilizar para conseguir algún resultado. Vamos por buen camino, pero debemos seguir creciendo como colectivo crítico único :-)

      Eliminar
  4. Cristina Eulogia Silva Mateo15 de noviembre de 2012, 13:47

    La Educación Prohibida: Una película que me ha hecho abrir los ojos ya que todos tenemos derechos a opinar, somos libres para decir y poder cambiar la educación.

    Pienso que esta película la deberían de visualizar muchos expertos, políticos,… para que intenten modificar su forma de intervenir en el sistema educativo.

    “Estudiar no es un acto de consumir ideas, sino de crearlas o recrearlas”. Paulo Freire.

    Los profesores hacen competir a los alumnos por una nota.
    El crecer es innato, solo tienes que procurar que le llegue lo necesario a los alumnos a lo largo de su aprendizaje; jugando también se aprende mucho.

    El maestro tradicional hace lo que ha aprendido por tradición y debería renovar esa manera de transmitir y adaptarse al alumnado. Hay que hacer ver a algunos docentes que no hay un único camino.

    Los alumnos tenemos pocas experiencias en las que podamos decidir por cuenta propia. Deberíamos tener puertas abiertas a la experiencia
    El alumno aprende de su propio interior, no solo recibe sino que se convierte en una fuente.

    La clave principal está en la forma deber la educación.
    Tanto los alumnos como los docentes deben estar en libertad, es decir, no deben estar condicionados por sus superiores de esta forma tener una educación de calidad.

    Todas estas ideas me vienen a la mente mientras veo esta película.

    Unas citadas tal cual la dijeron algunos entrevistados y otras, expuestas por mí misma tras entender que la educación es algo libre, que no tiene fronteras.

    Cuando una persona es feliz, tiene ganas de compartirlo.

    Hoy yo también tengo ganas de compartir mi felicidad porque creo que un cambio es posible y es posible si todos ponemos de nuestra parte. El principio puede ser ver esta película.


    Cristina Eulogia Silva Mateo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Cristina por tus reflexiones, me encantan.

      ¿Podemos difundirlas? Es decir, se me ocurren muchas ideas... pero factible de llevar a cabo inmediatamente, con los recursos que tenemos disponibles, podríamos hacer unos marcalibros con alguna de ellas ¿Te gustaría?

      Podemos hacer varios modelos que incluyan un enlace QR a la web de la película y alguna de las citas.

      ¿Te animas?

      Besitos,

      Loy

      Eliminar