martes, 23 de octubre de 2012

Todas las clases son diferentes


Comencemos por olvidar todas las pautas antiguas y planifiquemos todas y cada una de nuestras clases de manera diferente. Planifiquemos actividades fuera y dentro de clase, presenciales y no presenciales, usando materiales reales y virtuales, usando recursos tradicionales o tecnologías de uso cotidiano aplicadas a la educación.
A continuación describiremos algunas de nuestras actividades e incorporaremos algunos de los comentarios que el alumnado ha hecho sobre su uso en clase.
a) Producción de videos (uso de móviles y YouTube). Tema: Principios metodológicos. Para trabajar los principios metodológicos se divide la clase en 6 grupos y a cada uno se le asigna un principio. El objetivo es que cada grupo le explique al resto de compañeros, uno de los 6 principios metodológicos, a través de un video. Para ello, los seis grupos se distribuyen en el espacio, utilizando los exteriores e interiores del aula. Luego, se planifica cómo podrían transmitir al resto de compañeros, a través de un video, el principio metodológico que se le ha asignado. Una vez diseñado el guión de trabajo se procede a la distribución de roles, selección de espacios y a la toma de cualquier decisión previa a la grabación. Se graban los videos de cada grupo usando los móviles personales y se publican en YouTube. Estos videos pueden enlazarse al espacio virtual que use el profesor, bien un blog o una red social, e incluso en la plataforma de teleformación. En nuestro caso su publicaron los enlaces en la  página de la asignatura en la red social Tuenti, con la posibilidad de comentarios, tanto por parte del alumnado como de la profesora. Para finalizar, cada grupo presenta en el grupo grande de clase su video, explicando con él, al resto del alumnado, el principio metodológico que le ha sido asignado.
b) Exposición entre pares usando Prezi, SlideShare y elaboración de e-Books con Issuu. Tema: Atención a la diversidad. Hacer una exposición al resto de compañeros es un compromiso y como tal debemos verlo. El hecho de que se le de la responsabilidad a un grupo de preparar un determinado tema y presentarlo a sus compañeros, quiere decir que es responsabilidad de los exponentes que el resto de compañeros adquieran esos nuevos conocimientos. Con esta idea les he pedido a los/as alumnos/as que preparen 8 tópicos. Para ello se agruparon en  grupos de 5, cada uno seleccionó una necesidad específica de apoyo educativo de las propuestas, investigaron en la bibliografía proporcionada por el docente, por la sugerida y por otras vías. Se les sugirió que fuesen creativos en la presentación y se les dio tiempo para preparar la actividad.  Lo que debían hacer con esta información que obtuvieran era presentarla a sus compañeros/as a través de una presentación activa, preferiblemente con Prezi, dado que con este software se rompe la rigidez y tradicionalidad del PowerPoint. Se elaboran unos apuntes concretos sobre las estrategias educativas solicitadas. Inmediatamente terminada cada presentación, la profesora hace una retroalimentación de los aspectos positivos y de los aspectos que se deben mejorar. Estos últimos los deben corregir en el trabajo escrito (apuntes para los compañeros). Una vez corregidos se convierten en e-Books usando Issuu y se publican para compartir con los compañeros en el espacio virtual que se use en la clase, puede ser incrustándolos en el blog de la asignatura, en la red social o plataforma de teleformación que se use. También se hace lo mismo con la presentación mejorada con las sugerencias realizadas. Para su publicación se usa SlideShare. En relación a los comentarios del alumnado sobre esta actividad, sorprende que es la entrada del blog que más comentarios ha recibido (53). Una que puede resumir la generalidad de las opiniones del alumnado es: “Como el resto de mis compañeros, yo también creo que este tipo de actividades nos convienen a todos. Pues no solo vemos los puntos verdaderamente relevantes del tema, sino que lo hacemos de una forma diferente, evitando así la monotonía... Es más, esta tarea nos viene bien como futuros docentes que seremos,... y de este modo vamos perdiendo la vergüenza que nos cohíbe e impide que demos lo mejor de nosotros. Además vamos adquiriendo técnicas para hacerlo de forma original y efectiva, que nos sirve por ejemplo para captar la atención de los oyentes, ya que eso es un reto difícil y más aún en niños pequeños, que se distraen con facilidad cuando se aburren. Por eso en cada exposición que hacemos nos damos cuenta de nuestros errores y de lo que debemos mejorar para la siguiente, y vamos adquiriendo técnicas para mantener activo y entusiasmado a nuestro “público”.

c) Redes Sociales: Exposición con Tuenti ;-) Hemos usado la red Social Tuenti para que el grupo de clase presentara al resto de compañeros, y a la profesora, los pósteres que habían elaborado en el proyecto de clase. Esta actividad es el colofón de un trabajo que se ha venido desarrollando durante varias sesiones y que en esta sesión se culmina con la presentación final. Se comenzó invitando a todo el alumnado a un evento en Tuenti denominado: "Grabaciones Expo Pósteres Niveles Curriculares".

La profesora subió un video de introducción en el evento y explicó a una delegada, vía chat de Tuenti, lo que tenían que hacer. Los alumnos pidieron las llaves de la mesa tecnológica en conserjería con la autorización previa de manera telefónica de la profesora. Publicaron el video introductorio de la profesora donde le explicaba a toda la clase lo que tenían que hacer y comenzaron a trabajar. En resumen, cada grupo debía exponer explicando el póster que había hecho, grabarlo con cualquier móvil y publicarlo en el evento que creamos para tal fin en la Red Social Tuenti.
También se tomó una foto del grupo de la clase, se etiquetaron a los miembros de Tuenti y se agregaron, en un comentario, a aquellas personas que habían asistido, pero que no eran miembros de esta Red Social. Se aclara que el uso del Tuenti siempre ha sido voluntario, pues toda la información se sube a la plataforma de teleformación, a pesar de que sólo la minoría la usa, siempre pensando en que puede haber algún alumno no presencial que no tenga información del trabajo que se hace son el Tuenti en las clases presenciales.
Por último, la profesora analizó y comentó por escrito cada exposición, felicitándoles por el trabajo realizado y subió un video de cierre de la clase.

Se recomienda esta actividad para recuperar clases perdidas o para evitar perderlas, como en este caso, la profesora no pudo asistir ese día a clase, pero se trabajó mejor que si ella hubiese estado ahí. Los alumnos/as respondieron a situaciones inesperadas, pues no se les había informado antes de lo que se iba a hacer. Son proactivos y líderes. Trabajaron en equipo de manera colaborativa, expusieron sus trabajos, elaboraron las grabaciones, las publicaron en YouTube primero y luego en Tuenti. Lo que demuestra el manejo que tienen de las Tecnologías de la Información, en este caso aplicadas a la Educación.

Definitivamente las nuevas tecnologías han entrado de lleno en el ámbito educativo. Lo experimentado aquella tarde nos debe hacer reflexionar sobre el cambio de modelo educativo que estamos viviendo. Por ello, todos los miembros de la comunidad educativa deben adaptarse a este poderoso y eficaz recurso didáctico. Nuestra profesora nos preparó... una sesión totalmente improvisada en la que pudimos trabajar de forma autónoma y cooperativa entre todos los compañeros. Todo ello hace sentir importante a cada alumno y alimenta su motivación de cara al trabajo a realizar, ya que se rompe por completo con el tradicional sistema al que hemos estado acostumbrado.
Es una metodología novedosa y atractiva que llama la atención del alumnado y que hace que trabaje con una mayor ilusión y entusiasmo. Además la opción del vídeo permite corregir los posibles errores que se puedan producir durante la exposición, así como volver a grabar si el resultado no ha sido el satisfactorio.

Las redes sociales también pueden ser educativas, con está actividad se le hace ver al alumnado que las TIC sirven para infinidad de cosas. La clase de Adnaloy para mí fue sorprendente, porque nunca antes había tenido una clase así. Me gusta está metodología y si algún día llegó a ejercer como maestra en un cole, lo voy a usar con niños y niñas del tercer ciclo de primaria, concienciándoles del uso responsable de las TIC.
Creo que ha sido una idea muy original, puesto que actualmente todos los alumnos nos pasamos el día en Tuenti y con esta iniciativa, además de para pasar el tiempo cotilleando a nuestros amigos, también podemos hacer algo productivo para nuestra carrera, como es comunicarnos con nuestros profesor a través de esta red social y poder entregar trabajos de manera rápida y sencilla (en este caso, subir un vídeo).
                  No todos los comentarios fueron positivos, algunos de ellos manifiestan la disconformidad del uso de las redes sociales, sin embargo, cabe destacar que todas las actividades no presenciales, tareas e información se han subido también a la plataforma oficial de la universidad, de manera que todos los alumnos/as pudieran acceder a las mismas. Las redes sociales se usaron de forma voluntaria para la transmisión de información, tutorías y complemento de actividades de clase.
En primer lugar, tendría que decir, que no me parece adecuado mandar tareas o informaciones en general, a través de redes sociales (en este caso "Tuenti"). Creo que para eso está la plataforma moodle. A parte de este comentario, decir que esta forma de trabajar resultó inesperada, causó desconcierto,... pero al mismo tiempo resultó amena y novedosa.
Es otra alternativa original para dar el temario de forma diferente y entusiasmante para los jóvenes, ya que el simple hecho de comentarles que trabajarán el tema a través de las redes sociales capta su atención. Sin embargo no me parece la forma más acertada, ya que por raro o inusual que parezca, hay jóvenes que no disponen de cuenta en redes sociales, o que no la tienen en tuenti, por lo que parece que aquel que no disponga de ella está excluido de hacer un trabajo de clase por no tener perfil en tuenti. Además, también hay puntos de vista que no ven serio mezclar trabajo universitario (o trabajo en general) con redes sociales, pues es cierto que las redes sociales están a la orden del día y que prácticamente todo el mundo dispone de un perfil en las diferentes opciones que hay, pero no deja de ser una red social, creada para el ocio, entretenimiento, comunicación…alejada en cierto punto de la seriedad que requiere cualquier tipo de trabajo.
d) El uso de vídeos educativos: Desmitificar el uso de las tecnologías de la información y la comunicación. ¿Motivadoras? ¿Mágicas? ¿Igualitarias...? Hay varios mitos que, sobre las tecnologías aplicadas en la educación, podemos encontrar acomodados en el pensamiento de nuestros alumnos y futuros docentes. Para intentar desmitificarlas recomendamos una estrategia que hemos usado en clases y que ha funcionado genial. El primer mito que romperemos es el de la “divernética”, que es aquella idea que plantea que la tecnología es motivadora por sí sola. Para ello se les colocó, con un despliegue de tecnología, un tostón de conferencia grabada de una radio educativa. Se dejan a los alumnos solos en el aula escuchando la conferencia durante varios minutos. Cuando la profesora regresa al aula era un poema ver las caras, nadie entendía nada, ni decía nada. Se les pidió que formaran un círculo en el centro del aula para hablar sobre la conferencia, costó moverlos de las sillas, pero con lentitud lo hicieron. Una vez que comenzamos el debate se dieron cuenta del objetivo de la grabación. El debate fue gracioso, fructífero y llegamos a la conclusión de que las tecnologías no son siempre motivadoras y que cuando lo son, su poder de motivación no significa que haga que los alumnos aprendan algo importante con ellas. Continuamos el debate y en él seguimos desmitificando otras ideas sobre las tecnologías como: la tecnología mágica: es un elemento esencial e imprescindible, que por si solo cambia las cosas; la tecnología ignorada: no ha demostrado todavía su eficacia por la resistencia de algunos profesores; la tecnología inteligente, que enseña a pensar y resolver problemas; la tecnología igualitaria, que resolverá las desigualdades educativas; la revolución tecnológica, la tecnología cambiará los sistemas de aprendizaje y enseñanza.

e) Trabajo por proyecto: Macro-póster de los niveles educativos. Requiere de mucho material de trabajo como cartulinas, fotografías, revistas, rotuladores, chinchetas martillos, cola, etc... Los/as alumnos/as comienzan por analizar los documentos legales asignados, realizar un póster de cada uno y asociarlos con el resto de documentos de su nivel. Este trabajo se hace en pequeños grupos y el montaje final en gran grupo. Una vez terminado el trabajo de los pequeños grupos A, B y C, toda la clase en gran grupo realiza un montaje que vincule los cuatro niveles curriculares. El cuarto nivel, las ACIs lo traen hecho de la asignatura “Atención a la Diversidad y Tutoría”, con lo cual vinculamos dos asignaturas. El resultado de este trabajo en gran grupo es un macro-póster que incluye todos los niveles de concreción curricular, con todos los pósteres y definiciones elaborados. Se recomienda el menor uso posible de textos y el incremento de gráficos e imágenes para una comprensión más amena de los contenidos. El  macro-póster se publica en una pared del aula y permanece durante todo el curso para su consulta. El proyecto ha requerido de una coordinación y trabajo de grupo intensa. Algún grupo tardó más que otro en organizarse y distribuir responsabilidades. Más aún, se tardaron en diseñar estrategias de trabajo. Cuando comenzaron a analizar la información que debían había pasado un buen rato.  Si notamos que no están acostumbrados a trabajar con tanta libertad, preguntaban mucho ¿qué debemos hacer, cómo lo hacemos, está bien así? El estudio de la información fue lo más fácil para ellos, al igual que el análisis; pero encontrar la solución propuesta, es decir, el póster que debían hacer, su diseño, la delegación de funciones, ha sido lo más difícil. Durante el trabajo grupal, la profesora pasó por cada grupo haciendo preguntas para comprobar los aprendizajes adquiridos y se notaba manejo de la información. A través de la evaluación posterior, y después de dejar unos días para que tuviesen a la vista el macro-póster y afianzar la información del resto de los grupos, se notó que efectivamente es una muy buena estrategia y que lograron los objetivos que nos habíamos propuesto: Conocer cuáles son los niveles de concreción curricular y los documentos que están vinculados a ellos, además de trabajar de manera cooperativa.
f) Juego de Roles: Las necesidades específicas de apoyo educativo (neae). Se requiere de mucho material real para esta actividad. Se necesita preparar previamente una bolsa para cada neae que se piensa trabajar, con material bibliográfico necesario y todo aquello que le pueda ser de necesidad para la realización de la actividad y para la representación de los roles. Para comenzar la clase, se organiza el gran grupo en tantos grupos pequeños como neae se vayan a trabajar ese día. Nosotros trabajamos 5 esa sesión. Se explica la actividad que se desarrollará, sin mostrar el material para mantener la curiosidad. Cada grupo recibe una bolsa con el material necesario. Se recomienda un cartel con el nombre de la neae que deberán analizar y representar ante sus compañeros, documentos como las características del alumnado que tiene la neae asignada, manual con información del tema y cualquier otro material de interés. En nuestro caso no incluimos un cartel con el nombre de la neae, sino que incluimos en cada bolsa una muñeca con un identificador que daba pistas sobre la necesidad que esta niña tenía. Todas eran niñas pues sólo pude comprar muñecas. Qué difícil es conseguir muñecos :-) La distribución y organización inicial la hicimos en el aula, pero el resto de la actividad la desarrollamos al aire libre, en los jardines de la universidad.  Los cinco pequeños grupos descubren en cada bolsa la neae que le ha tocado representar, analizan las características de la neae asignada, acuerdan quién o quiénes representarán la neae en el gran grupo y cómo se hará esa representación. Dispusieron de media hora para ello. Cada grupo representa la neae que le ha sido asignada y el gran grupo deberá adivinar, al final de la representación, de que neae se trata. En la representación primero la persona seleccionada se presenta y luego se describe a sí mismo. Claro está, en el papel de la niña que representa. Deberá tener en cuenta la forma de hablar, de desplazarse por el aula, de usar elementos de ayuda, etc. Deberá explicar sus posibilidades y sus limitaciones teniendo en cuenta la neae asignada. Para finalizar, hicimos una votación para seleccionar al grupo que mejor haya hecho la representación. Previamente la profesora le había preguntado a cada grupo qué premio quería si ganaba y tomó nota de las preferencias. En la votación estuvo reñido el primer lugar, pero al final ganó el equipo que representó a una niña con síndrome de Down y en segundo lugar el grupo que representó a una niña con discapacidad intelectual. El premio ha sido un desayuno para el grupo ganador, toda la clase desayunará junta y entre todos pagaremos el desayuno de los ganadores. El grupo trabajó de manera colaborativa preparando la representación y analizando la información. Se divirtieron aprendiendo las características de su caso y luego se divirtieron compartiendo esas características con sus compañeros. Obtuvieron una información básica sobre las características de cada una de las neae trabajadas, creo que en el mismo nivel de profundidad que si hubiesen tenido una clase magistral; pero seguro que las características que vieron hoy se les quedan más afianzadas a través de la representación. Ahora tendrán que profundizar, de manera autónoma, usando el material publicado en la plataforma.
g) Uso de películas educativas: Diarios de la calle. Una película para aprender. Esta fue una estrategia bastante enriquecedora. Comenzamos por preparar el equipo (hardware y software) necesario para la visualización de la película en la clase y probar que todo funcionaba. Un gran número de alumnos asistieron a la proyección de la película. Antes de comenzar se les entregó al alumnado una guía de observación que debían traer respondida en la siguiente sesión. Visualizamos la película en el salón de actos de la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad de Huelva. Allí estarían más cómodos que en el aula. Al acabar salieron realmente motivados, lamentablemente el debate debía esperar a la siguiente sesión. El día del debate, uno de los alumnos sirvió de moderador. Ellos mismos decidieron sobre qué debatir y mantuvieron el orden, respetaron turnos de palabra, defendieron sus posturas y analizaron desde distintos puntos de vista la película proyectada. Trasladaron la película a su realidad y analizaron los elementos que consideraron relevantes, sin olvidar aquellos que se les recomendaban en la guía de observación, que se les dio el día de la proyección de la película: el papel que juega la profesora, la vinculación educación-contexto, la integración de los alumnos socialmente desfavorecidos, la metodología docente utilizada, los diarios como herramienta docente. Para finalizar el análisis respondieron a las cuestiones planteadas en la guía: ¿Qué hubieses hecho tú si estuvieras en el papel de la profesora de la película? ¿Por qué? ¿Qué le cambiarías a la película? ¿Por qué? Esta estrategia ha sido valorada muy positivamente por el alumnado.
h) Debate y discusión: Modelos educativos. Sin usar recursos salvo los humanos: Como estas estrategias se aplican en dos grupos de clase, se usaron dos formas de debate diferentes. Uno de los grupos es muy numeroso y se usó el debate a cuatro bandas. El otro es más reducido, además coincidió con un "puente festivo", con lo cual se usó un estilo de debate donde todos y cada uno de los miembros pudo participar intensamente. Modalidad de debate en gran grupo: Debate a cuatro bandas. Al comenzar la clase se forman cuatro grupos, distribuyéndose en cada esquina de la clase. Cada grupo se le alineó con un modelo didáctico. Se les dio un breve período de tiempo, en el cual podían desplazarse a cualquier sitio fuera o dentro del aula, analizar el material facilitado por la profesora sobre el modelo asignado y elaborar un listado de 10 aspectos positivos de su modelo. Una vez finalizado el tiempo de análisis, un portavoz de cada grupo argumenta las características y ventajas de su modelo. Al mismo tiempo, el resto de equipos refutan los argumentos, siempre con la idea de que su modelo es el mejor y, por supuesto, todos defiende su modelo, participando todo el que quiera. Hay un moderador del debate. Se obtienen conclusiones de las diferentes posturas. El tiempo se pasa volando. La profesora les recuerda que ya casi es la hora de terminar la clase e interviene para poner fin al debate. El alumnado lo acepta, no sin manifestar que ellos seguirían argumentando, debatiendo y defendiendo. Una vez concluido el debate, cada grupo deberá reconocer una característica positiva de alguno de los otros modelos afirmando que la incorporaría al suyo. Por último, se obtienen conclusiones sobre el tema trabajado. Modalidad de debate en grupo pequeño. En esta segunda variante, se distribuyen los distintos modelos entre los alumnos o parejas de alumnos. Casualmente ese día sólo asistieron alumnos. Los alumnos analizan el material dado por la profesora y se identifican con el modelo didáctico asignado, independientemente de que sea o no de su agrado. Además, elaboran un listado de 10 características positivas de su modelo. Para el debate, nos organizamos en un pequeño círculo, donde cada uno de ellos fue participando argumentando y defendiendo su modelo. No necesitamos moderador, ellos mismos se organizaban los turnos de palabra. Fue un debate muy dinámico, se nos pasó el tiempo volando y todos participaron. La profesora fomentó la confianza en el alumnado que no participaba mucho, obteniéndose resultados excelentes, con aportaciones muy válidas de todos y cada uno de los alumnos. Además, esta estrategia usada con tan pocos alumnos, permite estrechar las relaciones del grupo. Al finalizar el debate, se obtuvieron conclusiones de las diferentes posturas. Al igual que en la modalidad de gran grupo, en este debate cada grupo debe reconocer una característica positiva de alguno de los otros modelos afirmando que la incorporaría al suyo. Por último, se obtienen conclusiones sobre el tema trabajado. La experiencia resultó gratificante tanto para mí como para el grupo de alumnos y fue valorada positivamente.
i) Trabajo colaborativo: Perfil del buen docente. Haciendo dibujos en la pizarra. Se le pidió al alumnado que trajese de casa un relato individual sobre los recuerdos que tenía de uno de sus maestros/as, de un buen maestro/a. En clase se crearon grupos de 4-5 alumnos/as, leyeron sus relatos, seleccionaron los aspectos que se repitan en uno y otro e hicieron una puesta en común. Basándose en este relato común, el equipo de trabajo elaboró un dibujo que lo representara. Para finalizar, cada grupo dibujó en una parte de la pizarra el gráfico que según ellos representaba a un buen maestro/a y hacía una presentación oral del mismo, aprovechando la actividad para el desarrollo de competencias comunicacionales.
j) Jugando con los recursos didácticos. Cajas de recursos: En esta sesión los alumnos trabajaron usando sus propias manos, como deberían hacer ellos al llegar a sus futuras aulas. Esta actividad requiere de mucho tiempo de preparación, ya que debemos recolectar recursos didácticos que, en su totalidad, representen todas las categorías establecidas en la clasificación con la cual se trabajará. Para la presentación de los recursos se introdujeron éstos en dos grandes cajas de rayas de colores muy vivos. Se llevaron a la clase y se colocaron en la tarima, a la vista de todos, causando un nivel alto de expectativa entre ellos por saber qué había dentro. Sin preámbulo alguno, se les pidió que abrieran las cajas y cogieran una de las cosas que había adentro. La motivación fue altísima, descontrol total, al cabo de unos minutos todos tenían un recurso y estaban sentados examinando el suyo y los del resto de compañeros. Una vez pasada esta fase, se procedió a explicar la actividad. Todos los alumnos fueron explicando qué objetivos desarrollarían con ese recurso, qué contenidos y qué actividades harían. Además, propiciábamos el análisis de las capacidades que se desarrollarían, de la vinculación entre recursos de distintos alumnos y la oportunidad de trabajar los mismos contenidos con distintos recursos y distintos contenidos con el mismo recurso. Una vez trabajada esta primera fase, trabajamos con recursos que no fueron seleccionados por los alumnos; pero que era necesario que vieran para tener una visión de todos los tipos de recursos, o al menos, los más frecuentes. Para continuar, un voluntario salió a liderar la clase, debían hacer una lluvia de ideas para encontrar las distintas categorías necesarias para clasificar los recursos que trabajaron. Una vez recabada la información, hicieron una clasificación de los recursos. Para finalizar, se mostró la clasificación que se les llevaba elaborada previamente en una diapositiva, se comparó con la obtenida por la clase y se unificaron las dos. Conclusión: viendo y analizando el uso de todos esos recursos los/as alumnos/as aprendieron más que si les hubiésemos hecho estudiar la clasificación de los recursos de manera teórica.
k) Circuito de pósteres: Metodologías Didácticas Activas. El circuito lo hemos desarrollado en dos sesiones. En la primera trabajamos los contenidos de los 4 pósteres por grupos y en la segunda hicimos la puesta en común en gran grupo. El desarrollo de la actividad fue la siguiente: Montamos cuatro pósteres, uno en cada esquina del aula. El primero de ellos mostraba las fases de la estrategia de aprendizaje basado en proyectos. El segundo mostraba las ventajas del aprendizaje basado en problemas, también teníamos uno sobre estudio de casos y el último describía la estrategia basada en el aprendizaje colaborativo. Los alumnos pasearon por el circuito, analizaban individualmente cada estrategia y seleccionaban una para desarrollar. Una vez posicionados frente al póster que querían analizar en profundidad se crearon 4 grupos que, casualmente, fueron bastante equitativos. Esos grupos hicieron un análisis de cada póster, discutieron entre ellos y prepararon los esquemas de la información que darían al resto de sus compañeros. En la siguiente sesión hicimos el gran debate. Cada grupo explicó su póster y el resto de compañeros completaba la información. Se propició la discusión sobre diferencias entre estrategias y sobre similitudes de términos. Conclusión: se tiene la percepción de que se cumplió el objetivo de conocer algunas estrategias didácticas basadas en la metodología activa. Además, se intentaron desarrollar competencias de liderazgo, de trabajar individualmente, de trabajar en pequeños grupos y de concluir en gran grupo, expresión oral frente a un grupo y defensa de las ideas propias.
l) Evaluar en la universidad jugando. Evaluación activa. Si utilizamos metodologías activas para trabajar en clase, no pretendamos evaluar con un examen :-) Para evaluar también debemos innovar. En este caso, se presenta una evaluación oral y grupal de temas trabajados en clase a través de diferentes metodologías, todas activas. La evaluación se desarrolló de la siguiente manera: Primero conformamos grupos pequeños de cinco o seis miembros. Distribuimos entre los grupos las temáticas a evaluar: Modelos educativos, competencias, objetivos, contenidos, principios metodológicos, estrategias metodológicas, actividades y evaluación. Cada grupo redacta 4 preguntas sobre la temática asignada. Esta parte necesita de la tutoría activa de la profesora para que las preguntas cumplan con los criterios recomendados. Una vez redactadas todas las preguntas, se procedió a realizar una competencia de resolución de las cuestiones. Para ello, el primer grupo planteaba una pregunta, el resto de grupos escribía en una mini pizarra la respuesta y quien primero levantara la pizarra con la respuesta, tenía la opción de responder primero. Si la respuesta es correcta, gana un punto, si no es correcta, se rebota la pregunta a otro grupo. Así continúa el juego con el resto de grupos y una vez respondidas todas las preguntas, quien tenga más puntos gana el juego. La profesora lleva un registro de observación de todas las participaciones y una alumna lleva el control de puntos ganados por cada equipo. Se usa una vuvuzela como instrumento sonoro para marcar los tiempos de inicio y fin de las etapas del juego. Al grupo ganador se le concede un premio. En este caso se le permitió escoger cinco de entre todas las preguntas elaboradas, de las cuales una se incluirá en el examen final de la asignatura :-) Esta actividad se desarrolló con un grupo en los jardines de la Universidad usando colores como distintivos de cada grupo. En el otro grupo se usaron las pizarritas y se trabajó en clase. En ambas versiones fue una experiencia motivadora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario